Dios existe, y debe morir


En un posteo anterior me refería al mundo que se desprende del acto de creer, bien distinto del pensar.

Max Weber describe el desencantamiento del mundo como un proceso necesario para la consolidación de la sociedad moderna. Un paso suficiente para lo moderno, pero escaso para hoy. Algunos encantos perduran y son columnas fundamentales que sostienen la Edad de Bronce en pleno siglo XXI.

Creencias de todo tipo fueron transformadas en el tiempo, es cuestión de observar la evolución de las ciencias, las genealogías de lo social, etc.

¿Qué falta para perder el miedo a una existencia humana? Sin dioses ni caprichos trascendentes; sin ignorancia fomentada desde un púlpito ni desprecio por experiencias ajenas a las explicaciones divinas. El mundo está lleno de personas que, sin hacerse preguntas, creen tener todas las respuestas. Se esconden detrás de derechos modernos como libertad de culto y expresión.

¿Donde queda la responsabilidad ante las propia creencias? El valetodo con el que tan mal comprenden -y critican- los creyentes a la posmodernidad, termina siendo el escudo con el que se niega la posibilidad de que todo sea distinto. Es en este argumento donde se juega con la culpa. En ese terreno dios siempre es local.

Lo que está en juego en este terreno es la ética. No como algo dado y preestablecido, sino como una construcción personal. Una elección intransferible que emerge en cada actuar.

Dice Daniel Dennet:

“es necesario que los que no creemos en supersticiones hablemos, cuando podamos, en contra de ellas. El respeto que debemos a las personas no se extiende a las ideas. Si son ridículas o dañinas, las ideas religiosas deben ser atacadas y expuestas.”

Amén

Anuncios

4 comentarios en “Dios existe, y debe morir

  1. No considero que ninguno de los dos este en condiciones de decir si existe o decir no existe.

    Para hablar de respeto habria que abrir el Webster y el diccionario de la RAE (y no buscar dichos y entre – dichos para respaldar nuestro actuar que en el presente caso esta errado)

    que estes muy bien,

    Au revoir & adio

  2. Diego, no sé por qué, pero tu comentario me figuraba como spam, por eso se publica recién hoy.
    Te leo y pienso que estás poniendo la carga de la prueba en un lugar falaz. No son los ateos quienes deben probar que no existe, todo lo contrario! son los creyentes quienes deben hacerlo. Es una argumentación muy común y un modo efectivo de correr la conversación y centrarse en una duda casi eterna.
    Es imposible comprobar la inexistencia de dios tanto como la de linterna verde y la mujer maravilla. Cómo probar que no existen y se ocultan? Ahora, si yo digo que sí existen debo probarlo YO. No es comprobable pero tampoco necesito hacerlo, se entiende?
    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s