Ciencia y Creencia


Encuentro en yoriento un gráfico que hacía rato no veía.

Es un buen modo de enseñar lo que distingue una mente que vive en el mundo de una que pretende apoderarse de él.

El pensamiento basado en creencias se sostiene mejor en una existencia vacía de lo nuevo. No hay sorpresas, incognitas o misterio. Es un devenir que deviene en soledad.

Lo científico, por el contrario, está expectante a todo aquello que rompa las interpretaciones hegemónicas. Nada más apasionante que un evento singular que requiere un replanteo de todo lo conocido. Hay sorpresas, incognitas y misterios; y mucho más: entusiasmo, pasión, creatividad, etc. Es un devenir que construye complejidad, no existe en la negación de la alteridad, sino en su búsqueda.

Que las creencias se tienen que respetar es un lugar común. Eso no se discute. El punto es comprender que el respeto es eso que sucede cuando las diferencias no se ocultan, sino que emergen.

Es común escuchar a quienes “creen” negándose a conversar del contenido de esas creencias, como si fueran los únicos que viven en el mundo y pretendieran que la diversidad no converse con ellos. Explican un mundo compartido ninguneando la voz del otro y de lo otro.

El desafío, ético para mí, es participar (abrir la boca: decir) en aquellos espacios donde las creencias se muestran bajo el paraguas de este respetar arbitrario.

Ese escenario sería de un auténtico convivir (vivir-con).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s